La estética orofacial, con su enfoque en realzar la belleza y armonía de la región bucal, ha ganado popularidad en los últimos años. Sin embargo, la utilización de rellenos dérmicos en estos tratamientos no está exenta de complicaciones. Es esencial comprender las razones detrás de estas, así como las incidencias más comunes.

Los profesionales médicos que desean sumergirse en esta disciplina deben no solo apreciar la belleza estética, sino también comprender a fondo las complicaciones potenciales y las estrategias para abordarlas.

Posibles complicaciones en rellenos dérmicos:

Afortunadamente, las complicaciones graves son excepcionales, representando tan solo un 0.0001% de los casos. Igualmente, es vital entender su causa se puede atribuir tanto al tipo de paciente, como a la calidad del ácido hialurónico o a su aplicación en áreas no adecuadas, es decir aplicar un tipo de ácido inadecuado para determinadas zonas.

Las complicaciones más comunes son los hematomas, pero estos suelen desaparecer a los pocos días. También podemos encontrar algunos casos de pacientes que pueden tener un edema exagerado debido al ácido hialurónico, o bien hernias en el labio por infiltraciones agresivas donde no se han respetado los términos de integración del ácido, dando lugar a una anatomía antiestética.

¿Para que se utiliza la hialuronidasa?

Para abordar el tratamiento de las complicaciones, es importante destacar el uso de la hialuronidasa como una herramienta esencial para resolver efectos no deseados de los rellenos. Esta enzima proteica induce alteraciones en la molécula del ácido hialurónico, rompiendo sus enlaces y produciendo su hidrólisis. 

Se utiliza para fines estéticos como corregir resultados insatisfactorios, eliminar granulomas, abordar asimetrías o tratar casos de embolismo arterial.

Aunque la hialuronidasa es una aliada valiosa, es importante destacar que puede generar hipersensibilidad. Antes de su aplicación, se debe realizar una prueba de alergia al paciente, diluyendo el producto y aplicándolo en el dorso de la mano.

Además, se aconseja esperar al menos 72 horas antes de reiniciar la inyección de ácido hialurónico, especialmente en labios, donde se recomienda un periodo de hasta un mes. Las capas de piel del labio han de adherirse bien, ya que de lo contrario aunque no haya ácido hialurónico, el nuevo rellenará los espacios que deja el antiguo y pueden volver a formarse los nódulos en el mismo sitio.

Efecto Tyndall en rellenos dérmicos

Otro aspecto esencial es comprender el fenómeno del efecto Tyndall. Es un fenómeno físico que hace que las partículas coloidales sean visibles al dispersar la luz.  Se produce cuando el relleno dérmico se coloca demasiado superficialmente. Al incidir la luz queda un tono azulado de la piel, causando un efecto sombra. Es más frecuente en áreas como los surcos nasogenianos, ojeras y, por último, los labios. 

Complicación por rellenos dérmicos que causa un tono azulado de la piel, causando un efecto sombra.

Deja una respuesta